Harley-Davidson celebra todo un icono con la presentación del nuevo modelo Fat Boy® 30th Anniversary. Repleta de detalles de acabado oscurecidos, con reflejos de bronce y propulsada por un motor Milwaukee-Eight® 114 también oscurecido, la producción de la Fat Boy 30th Anniversary se limitará a 2.500 unidades, cada una de las cuales saldrá de serie con una placa numerada conmemorativa fijada a la consola del depósito de combustible.

La denominación “Fat Boy” supuso una declaración perfectamente contundente para una motocicleta que en el momento de su lanzamiento en 1990 era brillantemente musculosa.

«La Fat Boy heredó el aspecto, las proporciones y la silueta de una Hydra Glide de 1949 y la modernizó completamente pensando en una nueva generación de usuarios», explica Brad Richards, Vicepresidente de Estilo y Diseño de Harley-Davidson. «Esos motoristas apreciaron nuestro ADN de diseño de posguerra, pero también se vieron atraídos por la limpia simplicidad del diseño industrial contemporáneo. Cada uno de estos elementos fue de nuevo capturado en la nueva versión 2018 del modelo Fat Boy. Para este modelo de Edición Limitada del 30º Aniversario queríamos crear algo muy especial, por lo que nos inclinamos por la popularidad de los acabados más oscuros y una estrategia de serie limitada y numerada para crear una moto verdaderamente única y exclusiva”.

Modelo Fat Boy 30th Anniversary

La Fat Boy 30th Anniversary celebra la impactante trayectoria de tres décadas del modelo original con una reinterpretación audaz y ejecutada en acabados oscuros emparejados a una sola opción de color, el Vivid Black. Las llantas Lakester de fundición de aluminio están terminadas en Negro Satinado con detalles mecanizados. El propulsor  Milwaukee-Eight 114 oscurecido está acabado con tapas de cárter en negro brillante y sutiles cubiertas de balancines inferiores en tono bronce y una inscripción en la tapa del encendido. El escape está terminado en color Ónix Negro, un duradero acabado de pintura con deposición física de vapor y que revela un cromo subyacente bajo una luz brillante.

La carcasa del faro, el manillar y los mandos en color Vivid Black completan el aspecto oscuro general que distingue al modelo de serie del que parte. El nuevo logo Fat Boy “Waterslide” en tono bronce del depósito, complementa los diferentes detalles en negro y bronce que diferencian claramente a esta Fat Boy 30th Anniversary del modelo base de serie.

Basada en la plataforma Harley-Davidson® Softail® lanzada en 2018, la Fat Boy redefine un icono con poder y presencia. Toda la parte delantera de la Fat Boy es masiva y está coronada por una óptica delantera led integrada en una renovada carcasa de faro. Las llantas Lakester lenticulares de fundición de aluminio dan un aire nuevo a este aspecto tan característico del diseño de la Fat Boy. El neumático delantero de 160 mm se compensa con un neumático trasero de 240 mm que ofrece un aspecto personalizado de fábrica.

El chasis y las suspensiones Softail se combinan para formar una parte ciclo rígida y ligera, que se traduce en  una agilidad y un rendimiento que superarán las expectativas de los más exigentes pilotos de motos cruiser. La suspensión trasera monoamortiguador conserva la estética «hard tail» característica del chasis Softail, con un único amortiguador con muelle helicoidal ubicado debajo del asiento en un ángulo óptimo para lograr una conducción suave y un manejo sobresaliente. El ajuste hidráulico a distancia de la precarga de muelle se realiza de forma sencilla girando un mando situado debajo del asiento, lo que facilita la adaptación del comportamiento y del manejo al peso del conductor.

El motor V-Twin 114 V Milwaukee-Eight, la opción más potente en una plataforma Softail más potente, ofrece un rendimiento inspirador y la clásica sensación de sonido Harley-Davidson, mientras que el anclaje rígido del mismo mejora aún más la propia rigidez del chasis. Los dos ejes de balance están ajustados para eliminar todas las vibraciones primarias con el motor al ralentí.

El precio base del modelo Fat Boy 30th Anniversary es de 27.900 €.

Nacimiento de un Icono

Presentada en 1989 como parte de la gama 1990, la Fat Boy original fue diseñada por los legendarios estilistas de Harley-Davidson Willie G. Davidson y Louie Netz y combinó un look fresco y contemporáneo con los rasgos de estilo clásico de Harley-Davidson. Para conseguir un aspecto “mecanizado de un bloque” la moto se presentó con un acabado monocromático en color Fine Silver Metallic con un bastidor pintado al polvo a juego, y rodaba sobre unas llantas de tipo lenticular de aluminio, con la trasera expuesta a la vista por el chasis Softail- que se convertirían en la característica definitoria del modelo Fat Boy. El aspecto era imponente para la época, desde el grueso neumático delantero cubierto con un guardabarros recortado hasta el amplio manillar y un faro de siete pulgadas, integrado en una masiva carcasa cromada y una consola pulida estilo FL. Davidson diseñó el logotipo alado del depósito, que ha sido una característica permanente en el modelo Fat Boy.

En 1991 la Harley-Davidson Fat Boy entró de lleno en la cultura popular con su aparición en la película «Terminator 2: El Juicio Final», en la que el actor Arnold Schwarzenegger conduce una motocicleta Fat Boy a través de Los Ángeles en una dramática escena de persecución. La película fue un éxito mundial, ayudando a consolidar el modelo Fat Boy como un icónico representante de la marca Harley-Davidson en muchos mercados, especialmente en Europa.

¿Por qué este nombre?

Sólo Harley-Davidson tendría la confianza de bautizar a una motocicleta con el nombre de Fat Boy (Gordito). Willie G. Davidson, en su libro «100 años de Harley-Davidson», nos cuenta el origen de esta denominación:

“Probablemente os habréis preguntado cómo se nos ocurrió un nombre como «Fat Boy» para una moto, y he oído muchas historias sobre esto, casi todas ellas falsas. Esta es la verdadera historia: es difícil encontrar nombres que sean populares en la calle. Siempre tenemos que preguntarnos: «¿Cómo va a llamar la calle a esto?» y trabajar a partir de ahí. Buscábamos algo inusual e incluso un poco irreverente, porque hay algo genial en hacer broma con tus productos de vez en cuando. Para mí, y para muchos otros que la habían visto, la moto tenía un aspecto muy «gordo». Así que a la gente de marketing se le ocurrió el nombre «Fat Boy» – y la calle lo adoptó con naturalidad”.


El modelo Fat Boy fue recibiendo las habituales actualizaciones de estilo hasta 2018, cuando se presentó un modelo totalmente nuevo de Fat Boy con el rediseñado chasis Softail, impulsado por el motor Milwaukee-Eight. La actual Fat Boy sube el volumen de todos los rasgos distintivos Fat Boy, desde las ruedas lenticulares de aluminio hasta el enorme faro y su carcasa. La Fat Boy sigue siendo una de las motos más imponentes visualmente del catálogo de Harley-Davidson.